1. Home
  2. noticias
  3. La vampira de Barcelona, ...

La vampira de Barcelona, el éxito de los XIII Premios Gaudí

El film de Lluís Danés "La vampira de Barcelona" cierra la gala con 4 galardones a los XIII Premios Gaudí. Entre ellos, a Mejores Efectos Visuales por Anna Aragonés, de Antaviana.

la-vampira-de-barcelona_XIII_Premis_Gaudi

El pasado domingo 21 de marzo se celebró la entrega de los XIII Premios Gaudí. “La vampira de Barcelona” el film dirigido por Lluís Danés recibió 4 galardones. Entre ellos, a Mejores Efectos Visuales por Anna Aragonés, del equipo de Antaviana, “un trabajo complejo pero muy agradecida que hemos tenido que hacer en un confinamiento estricto”, asegura Aragonés.

La vampira de Barcelona” es un film con un universo visual y rico, creado gracias al trabajo de diversas técnicas, que ha sido pensado desde los efectos visuales en las fases iniciales del proyecto. La propuesta estética y artística del director Lluís Danés era muy estimulante y tenía muy claros los referentes. Se estableció un diálogo creativo y fructífero que permitió crear este universo tan particular de “La vampira de Barcelona” a partir de lo mejor de dos mundos: el analógico y el digital.

La propuesta estética y artística de Danés tenía, desde un principio, muy claros los referentes. Y gracias a que se estableció un diálogo creativo muy fructífero, se pudo crear este universo tan particular de “La vampira de Barcelona” a partir de lo mejor de dos mundos: el analógico y el digital. “Queríamos que la película tuviera una calidad muy artesanal y gracias a la minuciosa elaboración de las maquetas de papel realizadas por Carles Berga creamos algunos de los entornos de la película” explica Bernat Aragonés, quien también formó parte de la equipo de trabajo del film.

El trabajo de equipo y los retos de la pandemia

Postproducir “La vampira de Barcelona” en plena pandemia ha sido todo un reto que ha sido asumido con fuerza y ​​profesionalidad  Anna Aragonés, Bernat Aragonés y Felix Bueno. Los tres idearon la parte artística y la tuvieron que transmitir a cinco artistas compositores, confinados en casa y trabajando en remoto para hacer, en el tiempo requerido, un total de 143 planos de efectos digitales.

Cristina Garmón y Sandra Filippelli, coordinadoras de postproducción de Antaviana, junto con Marc Dominici, buscaron la fórmula para que todos pudieran trabajar en los diferentes procesos del film y desde casa, al tiempo que cumplir con los plazos establecidos. Para evitar encuentros en la sala de corrección, se hicieron sesiones de color remotas e interactivas con el Director de Fotografía Josep M. Civit en su casa, todo sin pérdida de potencia, calidad y seguridad. Para la postproducción de sonido también se estableció un mecanismo de monitorización remota del trabajo del técnico mezclador Carlos Jiménez en sala de audio de Antaviana.

Así “La vampira de Barcelona” ha sido un éxito que nos ha demostrado, en palabras de Dominici “que teniendo flexibilidad y capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias se puede llevar a cabo con éxito una postproducción compleja”.